Portada
Actualidad
Opinión
Política
Sociedad
Cultura
Entrevistas
Deportes
Humor
Psicología
Ocio
Curiosidades

Envíanos tu artículo

 
 
Pueblos
Servicios
Hemeroteca
Fotografías
Enlaces Interés
 
 
 
¿Quiénes somos?
Publicidad
Contacto
Localización
Suscripción
 
 
Diseño Web
 
 
 
 
 
Opinión
Hoy es Viernes, 25 de Septiembre de 2020
EL CORREO DEL LECTOR
REFLEXIONES DEL CORONAVIRUS
Publicado el 20 de Abril de 2020, Lunes

Opinión -

Deseaba que siempre llegara el año 2020, un número redondo, bonito, diferente ....¿ y quién me iba a decir que sería tan diferente?.
Llevamos un mes y unos días, desde que el Gobierno decreto el Estado de Alarma, como suena esto - Estado de Alarma-, nunca había vivido esta situación y ni me la imaginé.
Un miedo interior, que con el día a día, te vas a costumbrando a decir : - Todo saldrá bien -.
Por la mañana el primer mensaje, agradecer al Señor por un día más, vemos la luz de esa vela que siempre mantiene encendida mi madre en casa, donde he aprendido de ella a sentarme y orar, rezar por todos, por todos los fallecidos, por sus familias, por todos los enfermos que este virus que se está apoderando de los más débiles.
Le pido al Señor que todo acabe, que volvamos a nuestro día a día, a nuestro trabajo, los niños al colegio, a sus actividades, ver a nuestros familiares y amigos que tanto echamos de menos, pero todo ello con lo que estamos aprendiendo y valorando la vida que antes teníamos y no agradecíamos por tenerla. Todo lo veíamos normal y sIempre queríamos tener más y más.
Hoy por hoy, valoro mi trabajo, mi esfuerzo, mi familia, mis amigos, mis vecinos, (una acnédota; cuando salimos a tocar las palmas a las 20.00h, una vecina le pregunta a la de enfrente, que si somos nuevos los que vivimos tres casas más para abajo que la suya, y me preguntan que cuanto tiempo llevamos viviendo aquí, y yo le digo sonriendo, pues siente años desde que nos casamos, en todo este tiempo no se había dado cuenta de que vivíamos aquí, porque sólo estamos en nuestro mundo y yo tampoco me había presentado) pues así es nuestra vida, pasamos por alto a quien tenemos al lado.
Valoro más aún todo el personal Sanitario, de hospitales y centro de salud, por su esfuerzo incansable, a todas las personas de ayuda a domicilio y trabajadores de residencias, que con mucho cariño están pendiente de nuestros mayores, agradezco enormente por las videosllamadas que nos hacen para poder verles y mandarles besos virtuales. A todos los farmacéuticos. A todos los profesores que desde casa hacen su trabajo de seguir enseñando a nuestros niños, pendiente de sus tareas, y mandándonos esos mensajes de fortaleza todas las mañanas. A todas las personas del servicio de limpiezas y recogida de residuos, a todas las personas que trabajan en el sector alimenticio, supermercados, panaderias, carnicerias y pescaderías, a las empresas agricolas y ganaderas, a los transportistas, mensajeros y operarios de oficinas de correos y bancos, a periodistas y medios de comunicación, que gracias a ellos, nos enteramos de todo lo que ocurre. A esos albañiles, fontaneros, electricistas, a todos los que reparten el gas. A todos los agentes de Proteción Civil, militares, Polilcia local y Guardia civil, por su labor y cuidado de toda la ciudadanía. A los sacerdotes y religiosas que rezan por todos nosotros, que nos transmiten de forma virtual, para que sigamos en contacto con Dios.

A todos ellos y muchos más que se me pueden olvidar los valoro y los aplaudo por su trabajo y su esfuerzo, por esa energía que a todos nos transmiten, por ese trabajo desinteresado que no les importa echar más horas de su joranada laboral.
Todo lo hacen; por ti, por mí, por ellos y por todos.
Tengo la esperanza de que pronto llegarán esos abrazos, esos besos que tanto añoramos, esas quedadas y reuniones con los amigos.
Muchas gracias a todas aquellas personas que desinteresadamente han ayudado a la elaboración de hacer batas, mascarillas, trajes de seguridad y pantallas protectoras, para personas que ni conocen. Gracias de corazón.
Este es el sentido de la vida, ser solidario con el otro, ayudar sin recibir nada a cambio, sólo sentirse con la grandeza de tener a Dios en nuestros corazones y pensamiento positivo que todos juntos podemos salir de este bache en el que estamos sumergidos. Estoy segura de que saldremos de esta siendo mejores personas.
GRACIAS. TODO SALDRÁ BIEN.
S.J.B.

Opinión : Últimas noticias

Este curso

Consejos vendo...

Sobrecarga de trabajo: El síndrome de karoshi

  • Comentarios de los lectores
  • No hay comentarios para esta noticia... Se el primero en comentarla!
Comenta esta noticia


Nota: los comentarios serán publicados tras ser revisados, por lo que pueden no aparecer inmediatamente tras ser enviados.
 
Portada - Contactar - Pueblos - Inscripción - Escribe tu artículo - Hemeroteca
Guadiato Información - www.publicacionesdelguadiato.com
Diseño web : azuanet